Polaridades

Polaridades
Toda conducta se compone de opuestos o polaridades. Si hago algo una y otra vez, más y más, aparecerá su polaridad.
Por ejemplo, la lucha por embellecerse afea a una persona, y tratar de ser amable con demasiado esfuerzo es una forma de egoísmo.
Cualquier conducta decidida con exceso produce su opuesto:
– La obsesión de vivir sugiere preocupación de morir.
– La verdadera sencillez no es fácil.
– ¿Hace mucho o poco tiempo desde que nos vimos?.
– El jactancioso probablemente se siente pequeño e inseguro.
– El que quiere ser primero terminará último.
Sabiendo cómo funcionan las polaridades, el líder sabio no presiona para que las cosas ocurran, sino que permite que el proceso se despliegue por sí mismo.
El líder enseña más con el ejemplo que predicando a los demás cómo deberían ser.
El líder sabe que las constantes intervenciones bloquean el proceso del grupo. El líder no insiste para que las cosas salgan de una manera determinada.
El líder sabio no busca ni mucho dinero ni mucha alabanza. Sin embargo, haya bastante de ambas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *