Taller de risoterapia

cartel risoterapia

Anuncios

Ecuanimidad

Esta semana en clase de relajación y meditación, trabajamos con el concepto de ecuanimidad.

Ecuanimidad significa mantener el equilibrio en medio de los cambios de la vida, ante el continuo devenir de las cosas y los seres, y en medio de ello mantener la calma y la paz.

A través de la ecuanimidad, nuestro proceso de silencio y de crecimiento espiritual se profundiza, siguiendo el camino medio: …El Camino es perfecto, como el espacio infinito donde nada falta y nada sobra. De hecho, es debido a nuestra elección de aceptar o rechazar que no vemos la verdadera naturaleza de las cosas… Shin Jin Mei

En la práctica, la ecuanimidad es “simplemente estar aquí”, haciendo presencia, estando vivo e imperturbable ante cada suceso, viviéndole realmente, estando entregado al presente, sin nada en lo que sujetarnos, solo pura presencia, evitando los extremos, y siguiendo el camino medio, que implica “estar sin apegarse”, viviendo la indiferencia apasionada.

El primer paso es confrontar la realidad, y por tanto enfrentarse al dolor del mundo y sus raíces, ejerciendo desde el amor incondicional que es parte de la ecuanimidad una función terapéutica, sanadora. Esto implica sumergirse en la comprensión de las personas y las circunstancias, mirar desde la sabiduría libre del despierto los problemas, y contribuir desde la paz a la transformación de las condiciones injustas, las condiciones de deprivación, y los desarrollos de explotación y esclavitud de alma y cuerpo.

Recuerda que la clase de relajación y meditación (Lunes a jueves de 16,30 a 17,30 hrs) está abierta a todo el público y que es de aportación voluntaria.

 

 

Meditación de 21 días

La meditación propuesta consta de 2 pistas de audio mp3 que te descargas pinchando en el siguiente link: descarga audio

La primera pista es el mantra So Ham: 

Es un mantra silencioso que se repite con la respiración, es llamado muchas veces “el mantra que no se recita”, porque no es tanto una frase que debemos pronunciar, sino más el sonido que nuestro cuerpo produce naturalmente al respirar:  Se dice mentalmente SO al inspirar y HAM, al espirar. Significa “Yo soy Aquello”.  Aquello que representa lo Sagrado, la Energía Divina.
Es reconocido como el sonido interior que se produce en nuestra alma cuando el prana (la energía del Universo del cual todos somos parte) ingresa y sale de nuestro cuerpo. Básicamente apoyamos la mente y sus pensamientos en el mantra (al ritmo de la respiración) sin emitir sonidos. Y así descansamos los sentidos y la búsqueda constante de estímulos.
La atención se centra en el aquí y ahora, sonido y respiración. Cede la tensión al reconocer algo más grande y perdurable que aquello que nos preocupa.
Resulta un potente reactivador del sistema nervioso, que purifica y equilibra los canales energéticos del cuerpo y, gracias a la armonía que un correcto flujo energético permite, nos ayuda a elevar la conciencia a un plano superior, lejos de las polaridades que nublan la mente.
Este proceso recibe el nombre de ajapa-mantra, que quiere decir que los labios no se mueven durante la pronunciación del mantra.
 
La respiración es sutil y lenta, así que deja que tu concentración sea fina y sensible, volviéndose cada vez más enfocada y yéndose cada vez más profundamente al interior de la mente. Descansa en esta consciencia en ti mismo, en la máxima relajación posible. Idealmente con la columna erguida en vertical (en una silla, suelo, cojín…)
 
A continuación, en la siguiente pista (de música para sanar el alma) puedes quedarte sentado o tumbarte lentamente para no salir del estado de concentración y relajación alcanzado. Quédate simplemente consciente de ti mismo, deja en calma la mente analítica (para no analizar, juzgar ni criticar). Permanece contigo mismo, EN PAZ.
 
Haz de esto un hábito durante 21 días y comprueba el cambio que experimentarás en tu vida. 
 

VIVE UNA VIDA WELLNESS!!!

Recuerda que este fin de semana tenemos un intensivo de relajación más info, y otro de cocina ayurveda más info.
 

Obstáculos a la meditación

Si no puedes meditar, aquí van un par de maneras para resolver los obstáculos en la meditación.

# 1 Entrega todos los deseos y planes.

El obstáculo para meditar es el deseo y todos tus planes por hacer algo. Ofrecer ese deseo a través de la entrega con confianza  y tener fe de que “lo que es apropiado para mí, será hecho”, es la clave para relajarse. Rendirse significa la posibilidad de soltar los deseos y molestias.

Ver la inutilidad de satisfacer el deseo y estar sin la febrilidad del deseo. Si tu deseo no queda satisfecho, conduce a la frustración y causa sufrimiento. Incluso si consigues cumplir tus deseos, ¿qué? Estás en el mismo lugar donde no ha ocurrido nada importante. No se ha hecho nada, no te ha tocado.

Si deseas,  ve por el deseo más alto. Cuando eliges la verdad, todos los demás deseos se caen. Uno siempre desea algo que no está allí, pero la verdad siempre está ahí. Desear la verdad elimina todos los otros deseos,  luego se disolverá, y lo que quedará es felicidad.

# 2 Lidiar con diferentes emociones.

Durante la meditación, a veces vas a experimentar tristeza y otros sentimientos que  solo pasaran de largo. Pon tu atención en la respiración y en las sensaciones en el cuerpo. Cada emoción tiene una sensación correspondiente en el cuerpo y  esa sensación de a momentos crea la misma emoción. Un evento creo una emoción dentro tuyo y esa emoción de nuevo crea un tipo similar de  atmósfera a tu alrededor y el ciclo continúa. La única manera de romper el ciclo es observar la sensación como sensación y su vínculo con las emociones. Es muy simple. Si meditas por sólo un momento, lo entenderás. Es más claro si lo experimentas.

# 3 El aburrimiento en la meditación.

Al principio la meditación puede ser aburrida, pero eso cambiara. Sigue. Ve paso a paso. La meditación descansa en ti mismo. Conviértete en el vidente de lo observado.

# 4 Comprender la naturaleza transitoria de los sentimientos.

No sea la pelota de tus propios sentimientos. No somos esclavos de nuestras emociones, pero sentimos, “Oh! Me siento así”, como si fuéramos esclavos de nuestras emociones. Con concentración y determinación, no te importaran mucho los sentimientos.

El problema con los sentimientos es que pensamos que los sentimientos son constantes. Los sentimientos van y vienen, cambian. Te sientes bien durante algún tiempo y luego te sientes mal, entonces te sientes bien y luego te sientes mal otra vez. Si basas tu vida en los sentimientos, entonces  no iras a ningún lado. Tomá conciencia.

Tomá el compromiso y la determinación de hacer algo y hazlo. El verdadero coraje es resistir los sentimientos y no convertirse en la pelota de tus propios sentimientos.

# 5 Aquietar la mente parlante.

¡Observar la naturaleza! El primer paso para la meditación es observar. Cuando estás observando y mirando, el parloteo de la mente se reduce y finalmente desaparece, se necesita cierta habilidad para detener este parloteo mental.

Si no puedes meditar porque tu mente está hablándote, solo siente que eres un poco estúpido y entonces podrás  sumergirte profundamente en meditación. Tu intelecto es una pequeña porción de la conciencia total. Si estás atascado en el intelecto, te pierdes un gran momento de relajación. La felicidad es cuando trasciendes el intelecto. Con temor o sintiéndote estúpido, logras trascender el intelecto y soltarte en la meditación, meditar no es difícil.

 

Extraído de http://www.artofliving.org/ar-es/