Situación actual derivada del Covid-19

Las consecuencias psicológicas del Covid-19 y del confinamiento

INFORME DE INVESTIGACIÓN El 11 de marzo de 2020 la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró la COVID-19 como pandemia

Además de su elevada morbilidad y mortalidad, las repercusiones económicas están siendo enormemente graves.
El Gobierno de España aprobó un Real Decreto (RD 463/2020, de 14 de marzo) por el que se declaraba el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por la COVID-19, cuyo objetivo era proteger la salud de la ciudadanía, contener la progresión de la enfermedad y reforzar el sistema de salud pública.
Durante el periodo de alarma se estableció que la circulación debía realizarse individualmente y estaba limitada a actividades de primera necesidad o desplazamientos al lugar de trabajo; el transporte de viajeros debía reducir su oferta, los locales de actividades culturales, artísticas, deportivas y similares deberían permanecer cerrados; se priorizaba el trabajo a distancia y se suspendía la actividad escolar presencial en favor de actividades educativas en línea. El confinamiento en el hogar es una situación sin precedentes recientes en nuestro país, y es previsible que tenga un importante impacto en el bienestar físico y psicológico.
La paralización de la actividad económica, el cierre de centros educativos y el confinamiento de toda la población durante semanas ha supuesto una situación extraordinaria y con múltiples estímulos generadores de estrés.
Durante el confinamiento, los dos factores que más afectan al bienestar físico y psicológico son la pérdida de hábitos y rutinas y el estrés psicosocial, de acuerdo al primer estudio que analiza el impacto psicológico de la cuarentena por COVID-19 en China (Wang, Pan et al., 2020).
La interrupción de hábitos durante el confinamiento y la instauración de otros poco saludables (p.ej. malos hábitos alimenticios, patrones de sueño irregulares, sedentarismo y mayor uso de las pantallas) pueden derivar en problemas físicos.
Las condiciones que acompañan a una pandemia incluyen distintas fuentes de estrés para las personas. Los estudios sobre situaciones de estrés y emergencias permiten resumir las principales variables implicadas en el impacto psicológico como las siguientes: el miedo a la infección por virus y enfermedades, la manifestación de sentimientos de frustración y aburrimiento, no poder cubrir las necesidades básicas y no disponer de información y pautas de actuación claras (Brooks et al., 2020) o la presencia de problemas de salud mental previos o problemas económicos (Wang, Zhang, et al., 2020). También el estigma y rechazo social en el caso de personas infectadas o expuestas a la enfermedad puede ser un desencadenante de una peor adaptación (Brooks et al., 2020). El grado de impacto dependerá de varios factores. De acuerdo con el estudio de Sprang y Silman (2013), la población que ha vivido una cuarentena durante enfermedades pandémicas es más propensa a presentar trastorno de estrés agudo y de adaptación y dolor (el 30% con criterios de trastorno de estrés postraumático). Por el momento, se cuenta con escasas evidencias sobre el impacto psicológico inmediato de la COVID-19 en la población general, con unos pocos estudios publicados, principalmente con población china. Esta investigación de la Dra. Nekane Balluerka Lasa, pretende poner de manifiesto los cambios experimentados por las personas durante el estado de alarma por la pandemia de la COVID-19, con relación a una variedad de ítems referidos a actitudes, conductas y síntomas que fueron considerados claves para conocer el impacto psicológico generado por la pandemia y el confinamiento asociado al intento de ralentizar al máximo las tasas de contagio. Los resultados permiten comprobar que el malestar psicológico ha aumentado en todos los grupos considerados. Si se atiende a la dimensión de ansiedad/miedo, destacan particularmente tres ítems en los que el incremento de la proporción de personas que han empeorado es realmente muy elevado: la incertidumbre, la preocupación por padecer o contraer una enfermedad grave (COVID-19 u otras), y la preocupación por perder seres queridos. Respecto a las variables del espectro depresivo, los sentimientos pesimistas o de desesperanza, y soledad presentan un cambio porcentual a tener en cuenta con un aumento de los mismos. En general, se ha observado un aumento de los sentimientos de irritabilidad y enfado. En definitiva, las personas encuestadas han empeorado en prácticamente todas las variables analizadas: Efectos psicológicos derivados de la epidemia: • Emocionales: miedo a la infección, ansiedad, miedo a la pérdida del empleo, irritabilidad/ira, ansiedad por la salud • Cognitivos: aumento de percepción de vulnerabilidad, pérdida de control percibido • Conductuales: incremento de rituales de protección. 3 efectos psicológicos derivados del confinamiento: • Emocionales: ansiedad, irritabilidad, estado del ánimo negativo • Cognitivos: miedo ante el futuro, cambios en la percepción de utilidad de las medidas de contención • Conductuales: Cambios en los hábitos alimentarios, descenso de la cantidad y calidad del sueño, aumento de conductas de abuso de sustancias, aumento del sedentarismo, problemas de convivencia, ideación suicida, entre otros. 

Estudio realizado por: Dra. Nekane Balluerka Lasa, Catedrática de Metodología de las Ciencias del Comportamiento, Rectora de la Universidad del País Vasco/Euskal Herriko Unibertsitatea. © Servicio de Publicaciones de la Universidad del País Vasco Euskal Herriko Unibertsitateko Argitalpen Zerbitzua

 

AGRADECIMIENTO AYTO DE LEÓN

Gracias

Desde Asociación Mundo Wellness queremos hacer público nuestro agradecimiento al Ayuntamiento de León. Porque cada año fomenta proyectos de acción social que generen una vida más saludable entre sus ciudadanos.

Este año hemos desarrollado un proyecto llamado «Cuidar al que cuida», destinado al personal sanitario y educativo de la ciudad de León.

Con sesiones prácticas de Yoga, Pilates, Mindfulness y relajaciones, pretendemos incrementar su bienestar. Revisamos el grado de entornos saludables en el trabajo, concienciamos de su importancia, y ayudamos a mejorarlos con un cambio paulatino proyectado a 12 meses con 12 metas.

El programa es completamente gratuito ya que lo subvenciona el Ayuntamiento de León. Valoramos mucho, y más en estos momentos, el sentir su implicación y colaboración con los ciudadanos.