Ser uno mismo

Ser uno mismo
El líder sabio no hace despliegues de santidad ni otorga títulos de buena conducta. Ello crearía un clima de éxitos y fracasos, lo cual origina competencias y envidias. Lo mismo ocurre al enfatizar el éxito material: aquellos que tienen mucho se vuelven codiciosos, y aquellos que tienen poco se hacen ladrones.
El líder sabio presta cuidadosa atención a toda conducta. Así el grupo se abre a más y más posibilidades de conducta. La gente aprende mucho cuando está abierta a todo y no sólo a imaginar lo que agrada al maestro.
El líder muestra que el estilo no es sustituto de la sustancia; que el conocimiento de algunos hechos no es más poderoso que la sabiduría sencilla; qué crear una impresión no es más potente que actuar desde el centro de sí mismo.
Los alumnos aprenden que la acción efectiva surge del silencio y de una clara conciencia de existir, en lo cual hay alguna fuente de paz. Descubren que una persona con los pies en la tierra hace lo que se necesita hacer con mayor eficacia que la persona que sólo está ocupada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s