Limpieza nasal

jala neti

 

“La limpieza nasal yóguica (Jala Neti) es una de las técnicas purificatorias conocidas desde hace milenios y se utiliza para limpiar las cavidades nasales. Es una técnica muy sencilla, práctica, segura y de gran utilidad para el occidental, ya que permite incrementar la capacidad respiratoria (cantidad y calidad), ayudar a prevenir y mejorar muchos tipos de desórdenes como alergias, congestión nasal, resfriados, asma, sinusitis, bloqueos nasales crónicos, respiración por la boca, limpiar el smog acumulado y en definitiva sentir el aire fresco y puro conectándose con la respiración e incrementando la energía vital de todo el organismo.”

“Además son conocidos los efectos de la práctica de Jala Neti en cuanto al alivio de tensiones mentales y dolores de cabeza. Una práctica regular de Jala Neti ayuda a equilibrar las condiciones de temperatura y humedad que la nariz necesita para funcionar adecuadamente. Según el Yoga se agregan a estos beneficios físicos, otros del tipo energético ayudando a equilibrar las energías del cuerpo (prana) y equilibrando la mente.

En un principio la técnica puede parecer al oyente que nunca la ha practicado un poco antinatural o generar rechazo, pero no es menos natural que el cepillado de los dientes cada día. Estas personas se sorprenden cuando venciendo la primer impresión, con la instrucción de una persona cualificada en la técnica, la experimentan sintiendo el bienestar y comodidad de la misma, y al comprobar lo bueno de la técnica en el cuidado y mantenimiento de la salud general del organismo.

La consecución de la técnica involucra un recipiente (lota) especialmente diseñado lleno de agua tibia y levemente salada. Esta técnica se puede realizar de forma diaria como parte integral de la disciplina yóguica y con su práctica se obtienen beneficios para el cuidado de la salud y el bienestar psíquico.”

LIMPIEZA:

Utilizar ½ litro de agua mineral (no clorada) embotellada o de manantial.

Mezclar con una cucharadita de café rasa de sal (preferentemente marina y fina, aunque también es válida la sal común de mesa); la proporción de sal en agua es similar a la existente en el agua de mar. Y añadir bicarbonato para hacer un suero similar al del cuerpo humano (como una uña del dedo pequeño, una pizca).

Calentar el agua con la sal en un cazo mientras se revuelve para su disolución; prácticamente, cuando se diluya toda la sal, el agua habrá alcanzado su temperatura ideal: tibia, misma temperatura que el cuerpo (36-37º).

Situados encima de un lavabo, se llena la lota y se introduce su cánula en uno de los orificios nasales de tal forma que tapone completamente el orificio.

Se inclina un poco el cuerpo hacia delante y se gira la cabeza lateralmente hacia el lado opuesto por donde se ha introducido la cánula, de tal forma que la nariz queda a la misma altura que la barbilla y la cabeza ladeada (cuidado con mirarse en el espejo e inclinar la cabeza hacia atrás, que nos conocemos…).

Manteniendo la boca abierta durante todo el proceso y respirando por ella, el agua comenzará a fluir de forma natural desde una fosa nasal para salir al exterior por la otra. Dejar correr el agua un ratito y sonarse, primero una fosa y luego la otra. Cambiar de fosa varias veces, sonándose bien, hasta que el agua corra libremente.

Si la posición de la cabeza no es correcta, el agua puede desviarse interiormente hacia la boca (se siente el agua salada); en este caso no hay que tragar el agua, sino echarlo por la boca hacia el exterior y corregir ligeramente la inclinación de la cabeza para que el fluido sea correcto.

En caso de que una (o las dos) fosas nasales se hayen taponadas con mucosidad y el agua no fluya:

Se mantiene la misma técnica dejando que el agua tibia entre en contacto con la mucosidad (aunque no fluya hacia la otra fosa nasal).

Se mantiene el contacto del agua con la mucosidad entre 15 y 30 segundos.

Sonar la nariz con suavidad y repetir este proceso varias veces hasta destaponar.

Es aconsejable limpiar también el pasaje entre la nariz y la garganta. Para ello se introduce la cánula en una fosa nasal y se inclina la cabeza hacia atrás. Se deja correr el agua hasta notar que llega a la garganta, entonces escupirla. Y lo mismo por la otra fosa.

SECADO:

Después de terminar con el paso del agua, es muy importante secar bien las fosas nasales. Sonarse bien por cada fosa alternativamente y terminar expulsando el aire fuerte por las dos al mismo tiempo encogiendo la nariz (como fruncir en ceño) varias veces hasta notar que no sale agua. Secar los últimos restos de agua con papel.

Hay un tipo de respiración llamado kapalabhati que completa muy bien este proceso y también ayudará a mejorar la respiración y curar los catarros.

RECOMENDACIÓN:

Se puede efectuar esta limpieza una vez al día, preferentemente antes de desayunar o de cenar, o varias veces si hay congestión nasal.”

Si se nota que después de practicar esto se genera más mucosidad, es por una limpieza natural que genera el organismo como “desintoxicación”. Si se continúa con la práctica esto deja de suceder y se notará una amplitud respiratoria increíble. Vale la pena probarlo.

En Ayurveda a los lavados nasales se les denomina Jala Neti, y se refiere a la utilización del agua para hacer una buena limpieza de las fosas nasales.

En general se puede hacer con algún recipiente parecido a una tetera y hay un recipiente específico para ello llamado lota.

Aunque al describirlo pueda parecer complicado, si lo haces verás que es rápido, sencillo, cómodo y muy efectivo, de manera que vale la pena introducir esta técnica en nuestro aseo diario, por la mañana al comenzar este aseo y es una práctica totalmente adecuada, buena, efectiva, de efectos maravillosos, para tener una buena higiene nasal, para respirar mejor, para prevenir molestias nasales y dificultad en la respiración (lo cual es importantísimo para el equilibrio completo de la persona debido a la gran relación que tiene la respiración por las dos fosas nasales, Ida y Pingala, y el equilibrio de nuestro sistema nervioso simpático y parasimpático), para prevenir enfermedades y afecciones respiratorias. En fin una práctica de cuidado ayurvédico excelente para mantener salud y equilibrio psico-fisio-energético (y no me paso ni un pelo al decirlo así).

Te animo a que pruebes a hacerlo y que te aficiones a esto y si tienes alguna dificultad o algo de lo que te he comentado más arriba no está suficientemente claro, no dudes en decírmelo o preguntarme, te responderé encantada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s